4/11/2014

Reseña: El color de la magia (Terry Pratchett)

Título: El color de la magia (The colour of the magic)
Saga: Mundodisco (Discworld)
Autor: Terry Pratchett
Editorial: De bolsillo
Fecha: 1983
En un mundo plano sostenido por cuatro elefantes impasibles -que se apoyan en la espalda de una tortuga gigante- habitan los estrafalarios personajes de esta novela: un hechicero avaro y torpe, un turista ingenuo cuyo fiero equipaje le sigue a todas partes sostenido por cientos de patitas, dragones que existen si se cree en ellos, gremios de ladrones y asesinos, espadas mágicas, la Muerte y, por supuesto, un extenso catálogo de magos y demonios... En esta serie de novelas se dan cita todos los temas y situaciones del género fantástico, visto a través del personalismo y corrosivo sentido de la comicidad de un autor inglés que se ha convertido en uno de los escritores de humor de mayor éxito y fama en el mundo.
Mi primer encuentro con la prosa de Terry Pratchett ha sido en verdad agradable. Su loco estilo al contar historias, aderezado con el humor inglés y su infinita y loca y divertida imaginación han supuesto una buena lectura.
En la primera entrega de la interminable saga Mundodisco, pues son 40 títulos los que hay, Pratchett nos presenta, entre otros personajes, a Rincewind, un mago de pacotilla que fue expulsado de la universidad y el único hechizo que 'sabe' es uno que quizá sea muy poderoso y si lo pronuncia puede provocar una gran catástrofe, o quizá nada... razón por la cual, aunque se burlen de él por ser tan malo con los misterios de la magia, se le teme por que quién sabe que si acaso un día se moleste lo suficiente para lanzar el hechizo destructor.
Otro de los muchos personajes que pueblan las páginas de El color de la magia, es Dosflores y El Equipaje —mención honorífica a este agradable objeto que con sus patitas va en pos de su amo y lo defiende fieramente— Dosflores es el primer turista del Mundodisco, en el que se encarna la juventud, ingenuidad y pureza; este se ve relegado al cuidado de Rincewind con quien vivirá numerosas y locas aventuras. 
Mención especial merece La Muerte, un personaje de lo más original e interesante; puedo decir con seguridad que varias de las mejores escenas del libro suceden cuando ella aparece. Como dije, hay variedad de personajes, desde emperadores, negociantes, Jinetes dragón y héroes, hasta mercenarios y asesinos, pasando por ladrones e indigentes, todos con sus motivos e ideas de hacer el bien, las cuales no pierden importancia en la trama.
Hay que ver también la forma en que están presentados los dioses, la gente los maldice más que adorarlos y ellos no se quedan atrás, pues se lo pasan bomba jugando con la vida de los personajes en un tablero de dados.
El mundo creado por Terry es en verdad muy llamativo, desborda originalidad e imaginación en todos sus aspectos, pues como el nombre de la saga lo indica, es en forma de disco, el cual es llevado por 4 elefantes, encima del caparazón de Gran A'Tuin, la tortuga que no se sabe si es macho o hembra pero en esas averiguaciones están. El Mundodisco es un lugar donde la magia, el color y los números tienen mucha importancia, además, en lugar de que sea 7, 12 o 13 el número perfecto o el número malo, acá lo es el 8, son 8 las estaciones, 8 los colores principales, es 8 el número del Creador, etc. Es un lugar fantástico en dónde todo puede ser posible, dónde existen criaturas inimaginables, también están los dragones pero sólo cuando se cree lo suficiente en ellos, ay de aquel que pierda la fe en medio de un vuelo, como bien le pasa en alguna ocasión a nuestro pobre mago.
La historia tiene muchos matices, en medio de todas esas escenas divertidas, descabelladas y completamente absurdas podemos encontrar más de algún guiño a elementos sociales, políticos y religiosos de nuestro mundo, todo con humor, claro está. Y también referencias graciosas a los elementos de grandes obras de la literatura, de la fantástica principalmente.
Si bien no es una lectura muy trascendental, ha sido una buena introducción a la historia y me ha dejado con muchas ganas de continuar leyendo, sólo espero que me alcance la vida para leerlos todos, por ahora tengo la idea de volver a encontrarme pronto con Rincewind y su travesía por el Mundodisco, que el pobre se ha quedado suspendido —así literal— entonces quiero saber como le va.

El color de la magia, ha sido una lectura genial, que ha ido bien como introducción al fantástico mundo creado por Pratchett, amena, original, divertida, con mucho humor, personajes diversos y situaciones muy locas y descabelladas.

Puntuación:


Extras:
Acá dejo una guía de lectura de lo más clara, para aquellos que quieran animarse a sumergirse en el universo de Mundodisco:

3 comentarios :

  1. Este lo tengo en la estantería esperando. Y tu reseña me anima a hacerle la espera cortita.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Leí una novela del Mundodisco que no me acabó de convencer, pero esta me llama mucho la atención. Espero poder leerla pronto :)

    ResponderEliminar

Di lo que piensas, soy toda ojos O.O Pero recuerda siempre las normas del respeto.
Tampoco permito spam.