4/08/2017

Reseña: The dream thieves (Maggie Stiefvater)

Título: The dream thieves
Serie: The raven cycle (#2)
Autora: Maggie Stiefvater
Páginas: 448
Editorial: Scholastic Press
Año: 2013
If you could steal things from dreams, what would you take?
Ronan Lynch has secrets. Some he keeps from others. Some he keeps from himself.
One secret: Ronan can bring things out of his dreams.
And sometimes he's not the only one who wants those things.
Ronan is one of the raven boys - a group of friends, practically brothers, searching for a dead king named Glendower, who they think is hidden somewhere in the hills by their elite private school, Aglionby Academy. The path to Glendower has long lived as an undercurrent beneath town. But now, like Ronan's secrets, it is beginning to rise to the surface - changing everything in its wake.

Leí el primer libro de esta serie hace como dos años y recuerdo que me gustó pero le faltó algo para que me pareciera un inicio de serie espectacular como muchos decían, aún así, me dejó lo suficiente interesada para decirme que seguiría leyendo el resto. El año pasado en mayo aproximadamente empecé a leer esta segunda parte pero lo dejé al poco de haber empezado por no sé que razón, puede que porque lo leí en inglés y a veces estoy demasiado estresada como para poder leer en ese idioma sin detenerme a cada poco, pero finalmente, lo retomé hace unos días y pude acabarlo.

Me gustó encontrar mayor evolución tanto en la historia, como en los personajes y la escritura, aunque creo que mi problema con esto último fue que el primero lo leí en español y la traducción pierde mucho pues la prosa de Maggie tiende a ser algo poética y sí a eso le sumamos errores de traducción, faltas de ortografía y otros, la historia pierde puntos.

En esta segunda parte tenemos de nuevo a Blue y sus nuevos amigos que continúan la búsqueda del rey galés Glendower, hay fugas en la línea ley y Adam y los sucesos ocurridos al final de La profecía del cuervo tendrán vital importancia a la hora de solucionar los problemas que surjan. Este libro está más centrado en Ronan Lynch, hay participación por parte de todos y los capítulos están narrados desde los puntos de vista de varios personajes, pero la historia se centra en los secretos de Ronan y como va descubriendo poco a poco todo lo que puede lograr siendo un Greywaren (una persona que puede sacar objetos de sus sueños), lo que eché en falta fue más explicación en cuanto a qué es un Greywaren, o sea, porqué tienen ese poder, como lo utilizan, como funciona, etc. pues era más bien como "Ronan se duerme, sueña y extrae el objeto que pensó" y nada más y eso tiende a aburrir, no sé si hay más explicación de esto en los siguientes libros pero realmente espero que sí.

Blue se convirtió en uno de mis personajes favoritos pues dejó de ser la niña fastidiosa del anterior, en éste es más independiente y la dinámica que tiene con los cuatro amigos es muy buena, su papel no es sólo el de la chica que necesita ser salvada pues ella aporta sus habilidades al grupo. Hay una escena donde se enoja y le dice a Adam que ella no quiere ser alguien para tener alrededor sólo porque tiene pechos, que ella también se interesa en política y le hace ver lo mal que está él al sólo preocuparse porque ella no quiere besarle cuando él no ha confiado lo suficiente en ella. La familia de Blue es otro punto a favor, el amor que se tienen y lo genial que interactúan todas ellas. También conocemos más de la familia de Gansey y me sorprendió mucho conocer que tipo de familia son, pues se apoyan mucho y no me esperaba tanta alegría en realidad.

El hombre de Gris es un nuevo personaje que aporta un bienvenido humor negro a la historia, me reí mucho con sus comentarios, aunque tengo un problema con su trama, es presentado en un inicio como el villano aunque luego se desvelan cosas acerca de él que lo convierte en un personaje con luces y sombras pero al final, él toma una serie de decisiones que no me cuadraron mucho. *Spoiler* el tipo es un asesino a sueldo, así que no me pareció muy justificado el hecho de que no quisiese secuestrar a Ronan cuando en realidad era un acto menos atroz que el asesinato, claro, el pobre Ronan no iba sólo a ser secuestrado pero igual, no hay una buena justificación del cambio, a menos que sea el amor que empezaba a sentir por Maura, pero ese es otro punto que tampoco me cuadra, no hacía nada que se conocían y ya andaban babeando el uno por el otro -roll eyes- y su decisión de dejar de huir al final tampoco se justifica porque se basa mucho en ese nuevo amor. *Fin del spoiler*
La historia ha evolucionado bastante, aunque se siente que falta mucho para el final y nuevos problemas se avecinan, da gusto que no sea una novela típica de romance juvenil con tintes paranormales, es más bien lo contrario, Blue y los chicos se portan tal como la edad que tienen pero la historia no se centra en dramas tontos y clichés, tienen secretos, problemas con sus familias y todo eso pero también hay momentos de reflexión y auto descubrimiento donde hablan sobre la importancia de crecer en una familia que te quiera y apoye, sobre el éxito y sobre ser alguien. La evolución que tienen es muy creíble. Además, la mezcla de elementos fantásticos y esotéricos está tan bien hecha que se siente real, como si en verdad, en ese pueblo de Virginia, EU, sucediesen todas esas cosas, Maggie se las arregla muy bien para darle naturalidad a la historia

En conclusión, The dream thieves ha sido una excelente continuación para una serie que empezó algo floja pero ahora algo me dice que tiene mucho que aportar y estoy segura que disfrutaré muchísimo con los dos libros restantes. Es una historia divertida y mágica que aunque aún está lejos de ser perfecta tiene mucho a su favor.

Puntuación:

4/01/2017

#AdoptaUnaAutora - Robin Hobb: una persona, dos escritoras

¡Hola! ¿Qué tal están? Hoy les traigo mi segunda entrada dedicada a Robin Hobb para Adopta una autora. Ésta vez les hablaré sobre como es para ella escribir con dos nombres diferentes y como conviven esas dos identidades.

En la anterior les hablé de la extensa bibliografía que Margaret Odgen ha publicado bajo los seudónimos de Megan Lindholm y Robin Hobb. Mencioné también que, mientras que Megan escribe historias más cortas y enfocadas en la ciencia ficción, fantasía urbana o de aventuras, Robin Hobb escribe libros mucho más extensos; estos generalmente rondan las 600 a 800 páginas y son de fantasía épica de corte medieval. 

¿Por qué hago esta diferenciación? Como dice el título de este post, al hablar ya sea de una o de la otra se debería diferenciar bien entre ellas. Yo descubrí primero a Robin Hobb, tiempo después, leyendo algo acerca de sus libros me enteré que también había escrito historias con otro nombre, lamentablemente, éstas no se han publicado en español y por eso sólo he tenido oportunidad de leer parte de su trabajo como Robin (por ahora) y, actualmente he empezado a leer una compilación de relatos escritos bajo el nombre Megan Lindholm.
Cuando en entrevistas le preguntan, ella responde que tanto Megan Lindholm como Robin Hobb son dos entidades distintas, es decir, cuando empieza a escribir una historia, se convierte en la una o en la otra y que de hecho podría escribir la misma historia desde las dos perspectivas y que tal historia cambiaría totalmente. No puedo hablar aún propiamente de su trabajo como Megan, pero puedo decir por el momento y gracias a un poco de perspectiva que me ha dado leer uno de sus relatos, A touch of lavender, que su estilo se siente en verdad diferente y quizá sólo alguien (en caso de no saber que son la misma persona), que ha leído la mayoría de sus escritos, podría darse cuenta que son historias que proceden de la misma mano.

En el prefacio de The inheritance and other stories, una compilación de relatos firmados con sus dos seudónimos, cuenta que luego de haber escrito varios libros y relatos firmados como Megan, cambió de editor y agente y empezó a crear una historia totalmente diferente a lo que había hecho antes, era fantasía a gran escala y escrita desde el punto de vista en primera persona de un joven. También el estilo en que la escribía era diferente y llegó a la conclusión de que quizá era tiempo de romper con el pasado. Le atrajo la idea de cambiar su seudónimo y sus editores y agente le dieron el visto bueno. A ella la idea le pareció irresistible y a todos les pareció, a la vez, una manera de llegar a nuevos lectores. Aprendiz de asesino fue ese título que empezó una nueva era en su etapa como escritora, sólo sus editores, su agente y dos personas más sabían el secreto. Para el resto del mundo, a pesar del enorme éxito que alcanzó ese primer libro, Megan Lindholm y Robin Hobb eran dos personas distintas.

Esas otras dos personas eran Steven Brust, con quién co-escribió The gypsy y Duane Wilkins, un amigo cercano que descubrió el secreto por sí solo al notar semejanzas en el estilo y le preguntó directamente si era ella Robin Hobb, a lo que tuvo que responder y él felizmente mantuvo el secreto. Tiempo después, luego de haber publicado más de una vez como Robin Hobb, poco a poco la verdad empezó a salir a luz hasta que, finalmente, hizo una entrevista para Locus en la que admitió la verdad al mundo.


Hay algo que me llamó la atención a partir de algunas entrevistas que he leído y lo que dice en la cita que coloqué anteriormente: "Nunca sabré cuánto el cambio de nombre tuvo que ver con el éxito de Aprendiz de asesino y los otros libros que le siguieron. No creo que haya forma de cuantificarlo". ¿Por qué me llama la atención? Bueno, como pueden darse cuenta, Robin Hobb es un nombre muy andrógino, cualquier persona que no sepa de antemano que es una mujer, bien podría pensar que es un autor y no una autora. Y por ello, cuando Robin dice que nunca sabrá qué tanto influyó el cambio de nombre es totalmente cierto. ¿Será que si Aprendiz de asesino hubiese sido publicado bajo el nombre Megan Lindholm hubiese tenido el alcance y fama que tuvo y sigue teniendo? No lo sabremos con certeza pero algo me dice que no hubiese sido igual, puede que muchas personas que se atrevieron a leer una historia de un escritor nuevo y del que nunca habían escuchado hablar, lo hubiesen leído pensando que era un hombre y quizá se decepcionaron cuando por fin se enteraron. 


Puede que los fans que ya tenía Megan Lindholm hubiesen acogido con cariño esa nueva historia y la hubiesen recomendado a sus amigos y a ellos quizá les habría gustado. Pero hay que recordar que Megan escribe y escribía en ese entonces historias muy diferentes al estilo de Aprendiz de asesino, por eso, puede que a gente que podría gustarle ese nuevo libro no lo hubiese leído al ya conocer el tipo de historias que Megan escribía y que quizá no le gustaban. Y puede también, haber sucedido lo contrario también pero no hay forma de saberloAunque en una entrevista para ScifiNow, la misma Robin admite que la elección de un nombre andrógino fue  totalmente deliberada pues le gustó la idea de dejar a los lectores asumir su género de forma que fuese confortable para ellos; en la entrevista dice: "fue una forma de reducir el "umbral de incredulidad" que todos pasamos cuando entramos en un mundo de fantasía".

Sólo estoy haciendo suposiciones, pero es interesante ponerse a pensar en qué hubiese sucedido de haber sido las cosas distintas y a la vez, ver la importancia que tienen iniciativas como Adopta una Autora y darnos cuenta de como está marcado el mercado editorial y lo difícil que puede ser publicar para muchas mujeres o ser leídas y aceptadas por sólo el hecho de ser mujeres, situación que poco a poco ha ido cambiando pero que al examinar la cantidad de libros publicados cada año, el contraste es mucho mayor y por ende, se refleja en lo que la gente lee y nos damos cuenta que el equilibrio aún está lejos de ser alcanzado. No es mi intención, con esto, crear una discusión pues es un tema a tratar con más detalle y quizá lo haga en otra ocasión, pues ahora lo que quiero es hablar de ésta gran escritora y contarles datos que quizá no conocen. Pero me gustaría saber su opinión al respecto así que no duden en dejar un comentario de lo que piensan. 
No quiero terminar esta entrada sin recomendar una vez más a la maravillosa Robin Hobb porque ahora mi único objetivo es dar a conocer sus grandiosas historias pues merecen ser leídas y disfrutadas tanto como yo lo he hecho y, sí su género es la fantasía, estoy segura que encontraran a una escritora excelente. Espero en una próxima ocasión ya haber leído The inheritance & other stories y comentar con ustedes mis impresiones acerca de los relatos escritos bajo sus dos seudónimos, estoy segura que será toda una experiencia. Larga vida a la diosa .

Fuente:
Hobb, Robin; Lindholm, Megan. (2011) The inheritance & other stories. Estados Unidos: Editorial Harper Voyage