Reseña: Cuentos en verso para niños perversos (Roald Dahl)

Título: Cuentos en verso para niños perversos
Título original: Revolting Rhymes
Autor: Roald Dahl
Ilustraciones de: Quentin Blake
Páginas: 64
Editorial: Alfaguara
Año: 1982
Si eres de los que ya no se toman en serio los cuentos de hadas, este libro es para ti. Aquí verás que Ricitos de Oro no es tan tierna, Cenicienta no es tan dulce y el Lobo de Caperucita no es para nada malo. Todo sucede aquí con gran humor negro y al lado de las hilarantes ilustraciones de Quentin Blake.

He leído historias de Roald Dahl desde hace muchísimo tiempo, cuando iba a la escuela primaria leí ¡Qué asco de bichos!/El cocodrilo enorme y son ya incontables las veces que he leído Agu Trot, es de mis historias favoritas de Dahl y no porque sea la mejor sino que tiene algo muy especial para mí y es que en general todos los libros que he leído de este señor me han gustado, está Matilda que es un libro muy especial, eso si, mejor que ni me mencionen la película porque esa si que no me gustó. También me divertí un montón con La maravillosa medicina de Jorge y El dedo mágico. Y he leído varios más pero esos son los que más recuerdo ahora mismo. Y claro, espero pronto leer Las brujas (que dicen que es de los mejores del autor) y Charlie y la fábrica de chocolate que tampoco he tenido la oportunidad de leer y por supuesto, su obra dirigida más al público adulto como Mi tío Oswald o las recopilaciones Relatos de lo inesperado y El gran cambiazo.
Estando una mañana haciendo el bobo,
le entró un hambre espantosa al señor Lobo,
así que para echarse algo a la muela,
se fue corriendo a casa de la abuela.
Justo ayer leí este libro del que hoy les traigo una breve reseña, Cuentos en verso para niños perversos, es realmente corto (64 páginas) pero me divertí tanto leyéndolo que quise escribir algo acá en el blog para que lo conozcan. Y bueno, agradezco al Ministerio de Educación de mi país porque gracias a un programa de lectura recientemente implementado en las escuelas y ya que yo trabajo en una he podido leer muchos libros que de otro modo no lo hubiese podido hacer. Tal como fue el caso de éste y la mayoría de libros que he leído de Roald Dahl.

Son solamente seis cuentos muy conocidos de los que Dahl nos cuenta su propia versión, estos son: La cenicienta, Blanca Nieves, Ricitos de Oro, Los tres cerditos, Capercucita roja y Juan y la habichuela mágica. Igual de cortos como las historias originales pero mucho más divertidos y con un final totalmente diferente. Narrados por supuesto, con el característico humor negro del autor y excelentemente acompañados de las hilarantes ilustraciones de Quentin Blake. Siempre he pensado que estos dos han formado un dúo genial. Los relatos de Dahl siempre usan la sátira como tema de fondo y los dibujos de Blake, con ese estilo al parecer sencillo y espontáneo pero lleno de humor, hace que relato e ilustración se acoplen perfectamente lo que hace cada historia mucho más divertida.
La chica patalea furibunda:
«¡Pues yo también iré a esa fiesta inmunda!
¡Quiero un traje de noche, un paje, un coche,
zapatos de charol, sortija, broche,
pendientes de coral, pantys de seda
y aromas de París para que pueda
enamorar al Príncipe en seguida
con mi belleza fina y distinguida!».
De los seis cuentos algunos me gustaron más que otros, destaco lo brillante que me pareció Caperucita Roja y el lobo y Los tres cerditos, el autor le da la vuelta completa a la historia sin nada de ese toque romántico que otras versiones tienen. La cenicienta estuvo bien pero fue demasiado macabro para mi gusto y no es que no me guste lo macabro pero tratándose de una historia infantil me pareció muy fuerte. Juan y las habichuelas mágicas también me pareció muy bueno y me recuerda a unas historias raras que me inventaba para contarle a mis primos. Ricitos de oro fue le que menos me gustó, bien porque no conozco bien la historia original o porque no entendí completamente el final pero no deja de ser divertido y lleno de sarcasmo y crítica mucho la historia original de una forma que me ha parecido genial. Por último, Blanca Nieves y los siete enanos, que está ambientado en el mundo moderno de las apuestas con las carreras de caballos y donde los afortunados enanos sacan provecho de lo bien que acierta el futuro el espejo mágico.
En conclusión, son seis cuentos muy divertidos, muy alejados de la versión original y estoy segura que en los tiempos actuales los niños (y por supuesto, los grandes) disfrutarán mucho con estas divertidas versiones. También espero volver a leerlos en el futuro pero en inglés porque ya se sabe que con las traducciones y más cuando es en verso se pierde mucho la esencia original. Así que si quieren empezar a leer algo de este autor, me parece que éste es una buena opción, pues es corto y representa muy bien el estilo del autor.

2 comentarios :

  1. Éste no lo he leído aún! Y ahora me acabas de dar un buen empujón. En mi próxima visita a la biblio, lo busco.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Me encantan los retelling, así que apuntaré este para darle una oportunidad más adelante. Debo confesar que no he leído a Dahl, es un eterno pendiente, así que pretendo solucionar pronto esta grave deficiencia ;)
    Gracias por la reseña.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Di lo que piensas, soy toda ojos O.O Pero recuerda siempre las normas del respeto.
Tampoco permito spam.