Reseña: Entre tonos de gris (Ruta Sepetys)



Título: Entre tonos de gris
Autor: Ruta Sepetys
Editorial: Maeva
Páginas: 287
Fecha: 2011
Junio, 1941. Kaunas, Lituania. La novela comienza cuando Lina y su familia son arrancadas a la fuerza de lo que había sido su plácida existencia hasta ese momento y los acontecimientos se precipitan por una terrible espiral. Desde las primeras líneas, la poderosa voz de Lina, su joven y valiente protagonista, nos arrastra. Su fuerza y su voluntad de mirar siempre hacia delante nos impresionan. Pero, sin duda, su dignidad y su determinación de ser ella misma a pesar de las circunstancias son lo que nos conquista para siempre. Entre tonos de gris nos muestra que incluso en la noche más oscura hay luz. Y que el amor es el arma más eficaz.

Este es un libro que sin saber muy bien de que iba, decidí comprarlo, fue hasta que ya lo había pedido leí la sinopsis y dije bueno, a ver que tal.
Decir que me ha gustado es quedarme corta, tampoco es que sea una maravillosérrima obra, pero en realidad, es una de mis mejores lecturas de los últimos días, ya he dicho antes que la ficción histórica es uno de mis géneros favoritos y especialmente los libros ambientados en alguna de las guerras mundiales o situaciones parecidas.

Lina es una chica de 16 años, que tiene una plácida existencia junto con su familia en Lituana, pero, a causa de la anexión de los países bálticos a La Unión Soviética  muchos lituanos, letones y estonios son obligados a abandonar a su familia, su hogar, sus posesiones y su país. La familia de Lina, es una de esas tantas infortunadas gentes. Un día los de la NKVD (Policía secreta soviética) irrumpen en su casa y los obligan a salir inmediatamente de ella, apenas dándoles tiempo para hacer una maleta con ropa y algunas posesiones pequeñas. Ella y su hermano de 10 años, Jonas preguntan a su madre Elena que es lo que pasa, pero ella, bien porque no está segura o bien para no asustarlos, no les dice nada concreto. Y así es como Lina, a los tempranos 16 años, es arrancada de su casa y le toca, junto a su familia, realizar una travesía, que no dura poco y peor aún, en ningún momento es favorecedora. Lina y su familia, junto a miles de familias más, son quienes sufren un sinfín de desavenencias provocadas por esos gobiernos déspotas, las guerras sin sentido, en las que nadie se fijaba en lo que sufrían las personas que no tenían ni voz no voto en las decisiones de los gobernantes.

Este libro me hizo llorar un montón, hizo que despotricara infinidad de improperios contra los soviéticos y los nazis, contra las guerras, contra la gente sin cerebro, sin alma, sin corazón, contra todos esos que fueron y siguen siendo los culpables de las guerras y las muertes alrededor del mundo y a lo largo del tiempo.

Lina, desde el momento en que inicia la historia, pude ver que es una chica fuerte, inteligente, algo egoísta a veces, pero comprendo que debido al cambio de, estar primero haciendo lo que le place para un momento después estar hacinada en un vagón con 40 personas más que están asustadas, enojadas o ya sin esperanza alguna, entiendo que su primera reacción sea pensar en ella, es más, ella a menudo lo dice '¿qué hay de mí? ¿acaso creen que yo no tengo miedo?' y muchas preguntas de ese tipo que Lina se hace. Pero a lo largo de las 290 páginas en las que su voz nos muestra todo por lo que paso su familia y las personas que los acompañaban, demuestra que es fuerte, que es diferente a los demás, que lo más importante para ella ahora es su familia y buscar la manera de superar la situación actual y regresar a su país. Con sus dibujos y los escritos que deja a lo largo de su cautiverio, Lina relata las atrocidades sufridas y da a conocer su determinación a seguir con vida cueste lo que cueste.
Las hostilidades del NKVD no hacían sino intensificar mi actitud desafiante hacia ellos. ¿Por qué debía someterme a gente que me escupía a la cara y me atormentaba todos los días? ¿Qué me quedaría si les entregaba también el respeto por mí misma?
Su madre, Elena, no se queda atrás, a través de lo que nos cuenta su hija, conocemos la enorme fuerza de voluntad de esta mujer, su esperanza de volver a ver a su marido, el amor que le tiene a sus hijos, su gran corazón, cada vez que alguien la trataba mal, en vez de devolverle el gesto de igual manera, ella hacía de todo por quedar bien con la persona y hasta parecería una idiotez del tamaño de un tren. Lina decía a veces que cuál era el objetivo de su madre haciendo el bien a gente que no lo merecía, pero creo que en tiempos de guerra, en momentos en que todos estamos en la misma posición, no importan las diferencias y lo más importante debe ser la unión. Y Elena, hacía siempre lo correcto.

Jonas, un niño dulce que debe adaptarse como sea a su nueva vida, una vida tremendamente difícil, en la que deberá crecer antes de tiempo, en la que siempre hará preguntas que difícilmente le pueden contestar y él, descubrirá las respuestas de la peor manera.
"¿Se han preguntado alguna vez cuánto vale una vida humana? Aquella mañana, el precio de la vida de mi hermano fue un reloj de bolsillo."
Hay otros muchos personajes que se hacen especiales a lo largo de la historia, tales como Andrius, la señora Rimas, "el calvo", la señora Grybas, una señora gruñona que no recuerdo si dicen su nombre, Janina y su muñeca, todos los personajes tienen un papel en la historia.
-¿Cómo habéis podido hacer eso? ¿Es que os habéis vuelto locos? -exclamó una voz femenina que se oyó en todo el vagón.
Me incorporé, guiñando los ojos para tratar de ver lo que estaba ocurriendo. La señorita Grybas estaba inclinada spbre Jonas y Andrius. Intenté dirigirme a ellos.
-Y Dickens, nada menos. ¡Cómo os atrevéis! ¡Nos tratan como animales, y vosotros les dais la razón comportándoos como tales!
-¿Qué pasa? -pregunté.
-¡Tú hermano y Andrius están fumando! -gritó.
-Mi madre ya sabe que fuma -le dije.
-¡Libros! -dijo, tirándome a la cara uno de tapa dura.
-Se nos han acabado los cigarrillos -dijo Jonas- pero Andrius tenía tabaco para liar.
La narración me gustó mucho, engancha, es bastante ágil. En ningún momento se hizo pesada, Lina nos cuenta todo con total entereza, muy objetivamente. Hay también, en ocasiones pequeños flashbacks. De pronto, por alguna situación presente Lina recuerda algo del pasado que tiene relación con la situación actual y esto ayuda un poco a conocer como era el pasado de Lina y su familia. 

Entre tonos de gris, es una novela que va muy bien con el título, por palabras de la autora sabemos que es basada en historias reales, su padre es hijo de un refugiado lituano, ella viajó a Lituana en dónde conoció a gente que había sufrido a causa de la guerra, la historia da a conocer mucho de lo que sufrieron en los países bálticos a causa de la anexión a la URSS, hay una nota escrita por Ruta Sepetys al final, en la que explica más acerca de lo que paso con las personas que pasaron hasta una década o más en los campos de trabajos forzados ¿y qué paso cuándo la guerra terminó y ellos pudieron regresar a sus hogares? ¿estaban sus hogares? ¿les devolvieron sus posesiones? Eso deseé creer yo, pero nos damos cuenta que la realidad es aún mucho peor. Y es que lo que Sepetys cuenta en Entre tonos de gris, es ese lado de las guerras que el mundo ignora. Sí, Hitler hizo mucho daño en Alemania y el mundo, fue la causa de la muerte de millones de judíos, pero no todo paso en Alemania, el comunismo hizo estragos en muchos países, fue la causa del sufrimiento de miles de refugiados y eso, muchas veces se olvida, creo que el arte, ya sea por medio de la literatura o la música o la pintura han sido instrumentos perfectos para dar a conocer al mundo esas situaciones que se han relegado al olvido e ignorancia. Porque libros ambientados en las guerras mundiales los hay a montones, pero sólo hablan de los nazis y los judíos. Esta novela nos muestra estas atrocidades desde un punto de vista distinto.

Lleno de momentos de mucho sufrimiento, de tristeza, de dolor, pero entre esos muchos tonos de gris, Lina, Andrius, Jonas, Elena, también tenían tiempo para reír o aunque sea disfrutar de esas pequeñas cosas que ni la guerra podía quitarles.
Me encantaba. Era un libro. De Dickens.
-No es Los papeles póstumos del Club Pickwick. Ese es el que me fumé, ¿verdad? -Se rió-.
-Es perfecto. -Abrí el libro. Estaba en ruso.
-Ahora tendrás que aprender ruso si quieres poder leer tu regalo -me dijo.
Fruncí el ceño, de broma.
-¿De dónde lo has sacado?
Exhaló otra bocanada de aliento, negando con la cabeza.
-¿Qué pasa, quieres que nos lo fumemos ahora mismo?
-Puede -dijo-. He intentado leer algunas páginas. -Fingió que bostezaba. Yo me reí.
[...] -No te lo fumes todo de golpe -le oí decir a mi espalda.
-No, pierde cuidado -respondí, sin volverme del todo, abrazando mi tesoro contra mi pecho.
En conclusión, Entre tonos de gris es una historia muy, muy dura. Si bien el final me dejó un poco descolocada, pues termina muy abruptamente y yo, me esperaba una cosa, pero termina de una manera muy diferente a mi idea de 'final feliz', luego tiene un epílogo, pero eso es cuestión aparte. También está el tema del romance, aunque no lo clasificaría como tal, lo consideré innecesario, pero no es el tema de la novela tampoco y pienso que es como una manera de dar un toque de alegría o luz a tanto sufrimiento. Entre tonos de gris, es una novela que me ha dejado con un sabor agridulce, que me ha hecho preguntarme por los motivos de las guerras y ha roto mi corazón en pedacitos por lo mucho que han sufrido millones de personas alrededor del mundo a causa de estas. Una novela que te hará reflexionar y la amarás no por lo que sucede en ella, si no por lo que transmite.

"El mundo debe saber que la segunda guerra mundial 
no era sólo de alemanes y judíos."

Puntuación:
Deben leerla... Davai!


P.D. Deberán perdonar la reseña tan larga, pero este es uno de esos libros que me hacen escribir y no parar. Créanme que he quitado algunos párrafos porque era demasiado a mi parecer xD Y gracias a quienes la leen completa x)

9 comentarios :

  1. Me encanta, sobre todo la ambientación. Lituania, me parece muy interesante acercarme a este país.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me recuerda al Diario de Ana Frank. Es muy parecido, cuando lo leí me encantó y por lo que leí en tu reseña, sé que este también me gustará, lo compraré, sólo espero que no me haga llorar mucho :(
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Hola!!

    Es una temática que me suele echar mucho para atrás, y por eso me estoy resistiendo a este libro jajaja Pero no sé, es que leo tan buenas reseñas que... a lo mejor debería probar ^^

    Un besote!!

    ResponderEliminar
  4. Yo al final luego de un tiempo me doy cuenta de ciertas cosas:

    1: los protas ni su familia son demasiado "buenos" siempre
    2. que el final es mega cortado e inconcluso a mi parecer xD

    pero bueno igual me gusto jajaja

    ResponderEliminar
  5. Cada vez que leo una reseña de este libro tengo más y más ganas de empezar a leerlo. Por lo que estoy viendo tiene pinta de poder gustarme bastante ya que me encantan los libros realistas^^

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Lo tengo entre mis pendientes. A ver si consigo hacerle hueco prontito.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Este libro lo tengo desde hace un año (no me mates!), y nunca puedo terminar de animarme a tomarlo; pero ya me he propuesto leerlo en estas navidades :3 y espero que me guste tanto como a ti!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  8. Yo lo tengo en mi wishlist, me llama mucho la atención, siempre he leido reseñas muy buenas de este libro :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. No lo he leído, pero prometo comprármelo la siguiente vez que lo lea en alguna librería, es lo menos que puedo hacer cuando me muero por leerlo!
    Además, sé que va a hacerme llorar, desde el tercer párrafo que supe que lo iba a hacer XD
    Saludos!

    ResponderEliminar

Di lo que piensas, soy toda ojos O.O Pero recuerda siempre las normas del respeto.
Tampoco permito spam.